NOTA: Machismo vs sensibilidad… Lo digo, pero a lo mejor estoy equivocado porque no cala: el machismo no es cosa de hombres, hay muchas mujeres muy machistas. Y las victimas del machismo -que para mí quiere decir la violencia como valor- no son sólo las mujeres, también lo somos los hombres. Me pueden empedrar por esto, pero mientras no haya listas “cremallera” en la lucha contra el machismo, los que intentamos no ser machistas -digo “intentamos” porque no es nada fácil en lo sutil-, mujeres y hombres tenemos la batalla perdida. Al padre, hay que invitarle al hijo, lo tiene que hacer la madre si él no está cómodo. Cada hombre que coge a su hijo casi recién nacido, se acuesta en la cama y lo pone sobre su pecho y se le queda dormido… sin haberlo “roto” -sí, el hombre puede tener pánico de por su falta de delicadeza o fuerza a poder “hacerle daño”-, cada vez que pasa eso, dos posibles machistas se han caído de la lista.  

ESTADO DE ÁNIMO: Dudoso. Tan agotado y con tanto trabajo pendiente, tan desbordado que lo he dejado todo para estudiar un poco de time management y project management. No está en mi naturaleza el orden, sino el caos. No está en mi naturaleza trabajar 20′ y descansar 5 que es la forma optima de ser productivo, sino trabajar 12 horas de las cuales, supongo, 4 son altamente imporductivas. Hay días en los que echo de menos la Universidad, aquel tiempo en que aprender era una obligación. Pero tambien reconozco la gran laguna… más importante que estudiar, es aprender a estudiar. Y esa asignatura yo no la tuve.

Nicanor Cardeñosa